nazca
reciba los nutrientes necesarios para desarrollar su cerebro
siéntase el perro de Pavlov antes de saber que existe algo llamado así
tenga una familia disfuncional
lea siempre cualquier cosa que caiga en sus manos
lea poesía
lea poesía desordenadamente
lea poesía hasta pensar que no hay más nada nuevo por decir
piense en no volver a escribir
sienta la poesía rondar en la nuca
conozca la incineración
use las palabras como bayonetas
tenga amigos y piérdalos
sea genital
invéntese una moral o un dios
regocíjese en el barro y la altura
indague en la intensidad
inmólese
siéntase morir
resucite
entiéndase uno más
descifre el run run del viento.


no ser nada
de la piel para adentro

fiable prudencia

los pájaros rebotan
entre
la pelvis
y el habla.


la voz
abre los fuegos
de la materia

habla en mi

no alcanza el tacto
para trascenderla.


las ceremonias creativas
son un huevo de serpiente
sostenido por dos palos

ambas manos entrelazadas
tornan en espiral la sombra

cierran el occidente
que habito y me habita.


Patria o Muerte
en la pared

palabras estalactitas
incrustándose
en dudar

sólo 2 habitantes por km²

algunos
(los menos)
entienden los vientos.


huesos del esqueleto social
erguidos de ausentes
bailan la música del polvo

descartes de la memoria
enterrados en descampados

el miedo gotea y calla

quedan en fotos los muertos.


La tarde destila

puñal de ginebra

el viento
obliga mi miedo
cantar a espaldas de la ruta

donde el barro es dios
estoy hipotecando
mis huesos.

Un avión
rasga el himen
del cielo
para agregar un dia mas
en mi vida.


Goya no dibujaría

los perros gordos del miedo
ni nuestra pérfida ceguera,
únicamente el poema
parece intuirlo.


mi antena fluídica
baja poemas de los cielos
mi perra los destroza
como bolsas de basura

desparramadas palabras
que nadie leerá

pulsaciones
no adaptables al medio
han de perecer
titánica labor la del perpetuarse.


el cartón

amarga mi perspectiva

la piel
se siente ajena
al hueso

todo tiene mas de un sentido

conjeturación;

los sin nombres
viven tras los espejos.


David Gonzales Nacido en Capital Federal en 1979. Vive en Viedma (Río Negro) Argentina . Realiza al taller literario Rayuela con Lidia Ravonne de Huniken en 1989. Entre los años 1996 y 2000 asiste al taller literario El Dinosaurio Dormido con Ana Maria Destefanis. Publica textos y poesía en publicaciones literarias, suplementos culturales y páginas webs culturales y poéticas de Latinoamérica y España. Ha participado en diversas antologias de Argentina. Publicó la plaquette de poesía “11” (ediciones de La Mariposa y La Iguana) en el año 2016. Desde 2018 integra Paralelo 40, un colectivo literario y cultural de la comarca Viedma/Carmen de Patagones. En la actualidad acaba de publicar 40º 63º, un poemario editado por Vela al Viento. Participa en diversos eventos culturales de Argentina (Fiesta de la Palabra Bariloche, Feria del Libro Viedma, Feria Internacional del Libro de Comodoro Rivadavia, lectura de poesía en teatros, bares, marchas, escuelas, entre otros).

Anúncios
Publicado por:Jorge Pereira

Recifense, produtor cultural, editor-chefe da Revista Philos e criador da Casa Philos.